Peñafiel (Valladolid), parte I: arquitectura civil

Peñafiel es uno de los municipios más emblemáticos de Valladolid

PeñafielPeñafiel es una Villa situada a un poco más de 50 kilómetros de la capital vallisoletana. Pertenece a la comarca de Campo de Peñafiel, que abarca la zona este de la provincia.

Situada en plena Ribera del Duero, estuvo ocupada desde la Prehistoria y conserva restos prerromanos. También pasaron por sus territorios visigodos y musulmanes, aunque son los cristianos los que le conceden toda su jerarquía. En el siglo X, Peñafiel pertenece al Condado de Castilla, y es entonces cuando se construye su castillo para defender la frontera con los musulmanes.

Años después, el rey Sancho IV de Castilla entrega la Villa al infante Don Juan Manuel, quien dotará a Peñafiel de gran esplendor. En consecuencia, su patrimonio cultural y monumental es amplísimo.

Arquitectura civil de Peñafiel:

PeñafielDestaca su castillo, levantado sobre un roquero, que constituye uno de los mejores ejemplos de la arquitectura defensiva medieval. Fue edificado entre los siglos IX y X y reedificado años después, por el infante D. Juan Manuel. Su aspecto actual es el de un edificio del siglo XV, fortificado por una muralla almenada, jalonada por torres circulares. Su torre del homenaje es un cubo de tres alturas, almenado y decorado con garitones.Peñafiel

La torre del reloj es el campanario de un antiguo templo medieval, la iglesia de San Esteban de Peñafiel, desaparecida en el siglo XVII. Se sabe que ya por entonces, servía para custodiar un reloj mecánico.

Las murallas conservan algunos paños completos. Estas defensas, que partían del castillo y recorrían el casco antiguo de la ciudad, contaban con cinco puertas de acceso.

La Plaza del Coso es uno de los espacios más emblemáticos de Peñafiel. Alrededor de su arena, se ordenan las viviendas de dos y tres alturas, con balconadas de madera tallada con motivos vegetales. Fue un lugar de festejos que, hoy en día, se sigue utilizando para espectáculos taurinos.

Entre los ejemplos de arquitectura tradicional destaca la Casa Ribera, del siglo XVI, con su propia bodega y horno de pan.

Publicado en: Uncategorized

Dejar un comentario