Salinas de Imón (Sigüenza)

Salinas de ImónLas Salinas de Imón abastecieron de sal a la mayor parte de la península Ibérica.

Las Salinas de Imón se encuentran entre los municipios de Sigüenza y Atienza, en Guadalajara.

Durante muchos años, fueron las salinas más importantes del interior de la península Ibérica. Aunque fueron construidas en el siglo X, se cree que sirvieron para la extracción de sal desde época romana. Se sabe que en el siglo XI, el rey Alfonso VI cedió su explotación al obispado de Sigüenza.

La sal de las Salinas de Imón, procedía del interior de la tierra, no como ocurre en las salinas costeras. El agua se obtenía de un manantial subterráneo de agua salada, desde donde era sacada a la superficie. Para ello, se utilizaban norias de agua de panta octogonal, que giraban con la fuerza de animales de tiro.

Salinas de ImónEl salario estaba constituido por varias piscinas o recocederos, donde el agua se evaporaba dejando únicamente la sal. Los recocederos se construían en las eras con muretes de mampostería y se accedía hasta ellos por caminos de canto rodado. El agua se conducía en ellos con canales de madera.

Las Salinas de Imón conservan todavía algunas naves y almacenes del siglo XVIII. La mayoría han sido remodelados con el paso de los años, ya que estuvieron en uso hasta 2012.

Publicado en: Guadalajara, Sigüenza

Dejar un comentario