Caldas de Reis, Pontevedra

Municipio pontevedrés conocido por la calidad de sus aguas que fluyen de sus numerosas fuentes. La historia de Caldas de Reis se remonta a los primeros pueblos celtas que poblaron la zona de Galicia. De ellos quedan todavía algunas tradiciones en la cultura gallega.

Posteriormente se instalaron los romanos, que enseguida se percataron de la importancia que tenía el agua de la zona. De época cristiana nos quedan diversas construcciones eclesiásticas como iglesias románicas. El papel del agua en el pueblo se reactivó con la llegada de la industria, creándose así la la fábrica de papel y la central eléctrica.

El agua de Caldas de Reis tiene propiedades medicinales, y este hecho es el que ha atraído siempre a numerosos viajeros a querer probar sus efectos curativos. Gracias a dicha agua se construyeron dos balnearios que hoy en día se pueden visitar, donde el viajero hallará un espacio donde relajarse y recuperarse de posibles dolencias. La localidad tiene gran belleza gracias a la conservación de la arquitectura tradicional galega, que junto a sus misteriosos paisajes nos remontan a una épocas pasada. Se invita al visitante a pasear por sus calles y a cruzar sus puentes, así como a darse un baño en sus cálidas y agradables aguas.  

Post Comment