Caravaca de la Cruz (Murcia)

[caption id="attachment_4071" align="alignleft" width="300"]caravaca-5 By fotosimagenes.org[/caption] Caravaca de la Cruz es una población situada en la Región de Murcia, próxima a la ciudad de Granada, a 72 km de la capital. Originariamente, estuvo ocupada desde el Paleolítico, y fue asentamiento de íberos y romanos, pero es en época musulmana cuando empieza a adquirir mayor importancia, contando por entonces con una fortaleza. La verdadera importancia de Caravaca de la Cruz nace de una leyenda según la cual, la cruz del primer Patriarca de Jerusalén, es llevada hasta esta fortaleza por dos ángeles en 1232. Se cuenta que el rey almohade Abú Zeid, contaba entre sus prisioneros cristianos con un monje llamado Ginés Pérez Chirinos, al que en cierta ocasión pide por curiosidad que le enseñe cómo se celebra una misa cristiana. Cuando éste se dispone a comenzar el oficio, se da cuenta de que no tiene crucifijo y es cuando los ángeles descienden con la cruz de doble brazo confeccionada con madera de la cruz donde muere Cristo, convirtiéndose desde entonces el monarca al cristianismo. Desde entonces, Caravaca se convierte en un lugar de peregrinaciones, custodiado por la orden del Temple desde el siglo XIII y más tarde a la Orden de Santiago. Comienza por entonces el crecimiento económico de la localidad y empiezan a llegar nuevas órdenes religiosas que llevarán a cabo importantes edificaciones: La orden de San Juan de Dios, los Franciscanos, Las Carmelitas o los Jerónimos son algunos ejemplos, que van a convertir a Caravaca en el centro de peregrinación y espiritual más importante de la Región de Murcia. El resultado es un rico patrimonio monumental, del que destaca el Real Alcázar, o Castillo, en el que se encuentra alojado el Santuario de la Vera Cruz, del siglo XVI- XVII con una recargada fachada barroca construida en el siglo XVIII. [caption id="attachment_4072" align="alignright" width="300"]caravaca-de-la-cruz-4 By fotosimagenes.org[/caption] La iglesia del Salvador, donde se guardó la reliquia hasta que fue robada en 1934, conjuga los estilos gótico, renacentista y barroco. La iglesia de San José, del 1576 y la de Purísima Concepción o la iglesia de la Soledad, sede del museo arqueológico de la ciudad son otros ejemplos de arquitectura religiosa. También es de señalar el Bañadero, un templete barroco donde cada 3 de mayo de bañaba la reliquia para que bendijera las aguas de la huerta. En 1942, el Papa Pio XII cede a Caravaca dos astillas del Lignus Crucis original para sustituir la antigua reliquia, custodiándose desde entonces en el santuario de la Vera Cruz.

Deja tu comentario