Sala de los Infantes (Burgos)

El patrimonio está presente en la localidad burgalesa de Sala de los Infantes. Fue desde tiempos inmemoriales habitado por distintas culturas. Empezando por la era en que los humanos todavía no poblaban la tierra, de ello nos quedan los restos de fósiles de dinosaurios encontrados en la población.

Tal es la importancia que se puede visitar un museo dedicado a los restos encontrados. Posteriormente, pueblos celtas se asentaron, dejando tras de sí restos de su cultura. 

Sala de los Infantes está llena de espacios por descubrir llenos de historia. Encontramos Peñarota, un conjunto de cuevas donde desde el siglo VIII al XI sirvió como espacio religioso para los ermitaños. Del siglo XII se conserva el caserío Arroyo de Salas con su peculiar arquitectura. De época medieval encontramos el castillo de Castrovido, fortificación que sirvió de defensa contra las tropas musulmanas. Del siglo XV y XVI es la Iglesia de Santa María. En Sala de los Infantes se puede degustar de la gastronomía de la zona, típica por sus platos sabrosos y bien elaborados para afrontar el frío invierno de la comunidad. Así, apetece comer unos buenos embutidos acompañados de lubias y acabando con unas torrijas recién cocinadas. Como anécdota destaca que Sala de los Infantes fue el escenario de una de las películas más famosas en los años 60 como es “El bueno, el feo y el malo” conocida por el papel que protagonizó Clint Eastwood.  

Deja tu comentario